Escasez de carne en Estados Unidos?

May 20, 2020 By Rena W, Translated by Dra. Rosita Puig Diaz
Anonymous's picture

Value burgers from Wendy's, Sonic, and other popular fast food restaurants

Los norteamericanos comen mucha carne. De hecho comen mas carne por persona que en cualquier otra parte del mundo.

De acuerdo al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los norteamericanos en el 2018 tienen un récord comiendo carne con un promedio de 222.2 libras por persona, este récord supera el de 2014.

Esto es muchísima carne, pero si tienes planes de ir en un futuro cercano a Wendy’s o McDonald's a comerte un buen hamburguer existe la posibilidad que no puedas hacerlo.

Los Estados Unidos están en una crisis de escasez de carne debido a los numerosos brotes de coronavirus en las plantas de procesamiento de carne. Han habido casi 5000 casos confirmados de Covid-19 a través de estas plantas de procesamiento de carne y de aves en 19 estados, de acuerdo al Centro para el Control y Prevención (Centers for Disease Control and Prevention ,CDC).

Debido a la propagación de la enfermedad, la compañía de alimentos Tyson, el suplidor mas grande de carnes en los Estados Unidos, ha cerrado dos de sus plantas procesadoras de carne de cerdo, incluyendo la planta mas grande de todo Estados Unidos. Esto ha afectado la entrega de carne  lo que ha llevado al aumento de los precios debido a la escasez del proucto.

La Industria de la carne

En los comienzos del siglo 19, los Estados Unidos sufrió una transformación de una nación de agricultores a una nación de empleados de fábricas debido a la segunda revolución industrial.

La invención del tren y los carros refrigerados permitieron el transporte de carnes a través de grandes distancias. Lo que llevó a aumentar las fábricas de procesamiento de carnes y la producción masiva, lo que significó que los consumidores podían comprar las carnes en las tiendas de alimentos a un precio mas bajo.

Esto provocó la consolidación de la industria de procesamiento de carne por un pequeño grupo de corporaciones poderosas. De esta forma las pequeñas industrias tuvieron que abandonar la industria.

En la actualidad cuatro firmas procesan el 80% de la carne de todos lo mataderos: Tyson Foods, JBS, Cargill, and Smithfield Foods. Estas familias dependen grandemente de los inmigrantes y personas de color para la mano de obra, muchos de ellos son mujeres. En el interés de beneficiarse estas compañías han buscado maximizar su producción mientras bajan los sueldos a sus empleados.

COVID-19 y las plantas de procesamiento de carne

Los obreros en estas plantas de procesamiento de carne trabajan en una proximidad de codo con codo, provocando el contagio del virus.

El cierre de una planta crea una ola de contagios a través de toda la cadena de suplidores de carne en la nación. MIentras muchos mataderos han cerrado, los agricultores tienen mucha dificultad para vender sus animales y no tienen espacio o recursos para mantener sus animales vivos. Como resultado han tenido que sacrificar sus animales. Se ha reportado que un gran número de compañías procesadoras de pollos se han visto forzados a matar dos millones de aves durante este mes por la escasez de empleados.

En respuesta a esta escasez el Presidente Trump presentó una orden ejecutiva declarando las plantas de procesamiento de carne como “infraestructura crïtica” y ordenado a las compañías para que reabran las plantas cerradas. Las uniones se han opuesto a esta orden, porque la misma le permitirá a las compañías ignorar las guías de salud y seguridad y pondría a los empleados en un gran riesgo de contagio con el virus.

Con el coronavirus todavía haciendo estragos en las comunidades, la escasez de carne en los Estados Unidos puede persistir mientras dure la pandemis. Solamente el tiempo dirá que efecto a largo plazo tendrá la pandemia en los hábitos alimenticios de los norteamericanos.