¿Deberíamos traer de vuelta al mamut lanudo?

Deepa Gopal's picture

¿Te imaginas resucitar al mamut lanudo, la criatura gigantesca que una vez caminó por las tundras durante la Edad de Hielo?

Una empresa emergente, apropiadamente titulada Colossal, ha recaudado $ 15 millones para un objetivo ambicioso: repoblar la tundra siberiana con manadas de esta especie prehistóricamente extinta.

El esfuerzo está dirigido por el empresario Ben Lamm y el profesor de genética de Harvard, el Dr. George Church. La compañía busca editar los genomas de los elefantes asiáticos, con la esperanza de crear un mamífero genéticamente cercano al mamut lanudo original.

¡La ciencia detrás de esta hazaña gigantesca!

Church y su equipo han estado trabajando en el desarrollo de una tecnología llamada CRISPR que les permite editar genes (obtenga más información sobre CRISPR aquí).

En 2017, el equipo de Church agregó con éxito 45 genes de mamut al genoma de un elefante asiático, logrando un progreso significativo hacia su objetivo de modificar el ADN del elefante.

Los científicos de Colossal tienen como objetivo aislar genes responsables de rasgos específicos de mamut, como pelo lanudo, grasa corporal densa y orejas más pequeñas. Estos rasgos se editarían en el ADN de los elefantes asiáticos existentes. Los embriones de mamut se desarrollarían luego en madres sustitutas de elefante.

Dadas las limitaciones de la gestación subrogada, Colossal tiene un objetivo paralelo de crear úteros artificiales para que crezcan sus bebés híbridos mamut-elefante (apodados "mamófantes"). Si todo va bien, para 2027, se introducirán manadas de mamófagos en el Parque Pleistoceno, una reserva en Siberia.

Mamuts y cambio climático

Church cree que la reintroducción de las criaturas al Ártico podría transformar tundras áridas en exuberantes praderas.

Los mamuts alguna vez pisotearon gruesas capas de nieve y permitieron que el aire frío impregnara el suelo subyacente. Esto preservó el permafrost del Ártico, una capa de la tierra congelada. Al final de la Edad de Hielo, cuando los mamuts comenzaron a extinguirse, el permafrost se derritió, liberando dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Church cree que el regreso de los mamuts podría ayudar a revertir esta tendencia, recuperando los pastizales y el permafrost debajo. Las áreas más grandes de pastizales podrían ayudar a prevenir la erosión del suelo y absorber mayores cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera.

Preocupaciones éticas

Los ambiciosos planes de Colossal han generado preocupación entre los científicos que prefieren usar estos recursos para preservar especies existentes pero en peligro crítico de extinción.

Otros científicos señalan los ecosistemas drásticamente diferentes con los que se encontrarían los mamíferos. Es posible que los mamíferos no puedan adaptarse a las condiciones modernas.

Además, muchas especies de plantas y animales que alguna vez vivieron junto a los mamuts ahora están extintas. En este sentido, los mamuts podrían actuar potencialmente como una especie invasora, dañando el ecosistema ártico. Los científicos también se muestran escépticos sobre el impacto de los mamófagos en el cambio climático. Sigue siendo incierto hasta qué punto el pisoteo de mamuts puede afectar las temperaturas globales y si esto podría contribuir positivamente al medio ambiente.

Por ahora, Colossal está avanzando con su tarea "gigantesca" y se ha fijado la meta optimista de tener las primeras crías en los próximos cuatro a seis años.

¿Qué piensas? ¿Deberíamos traer de vuelta mamuts lanudos?

Fuentes: NY Times, Tech Crunch, NPR, NatGeo, CNET