¿Qué es un pasaporte para vacunas?

Deepa Gopal's picture

A medida que aumenten las tasas de vacunación contra COVID-19, también lo hará la cantidad de personas que viajan internacionalmente. Para limitar la propagación del virus, es posible que más países requieran prueba de vacunación para ingresar.

Aquí es donde entran los pasaportes de vacunas. Si bien los registros de vacunación portátiles se han utilizado durante mucho tiempo para probar la inmunización, los gobiernos y las aerolíneas están comenzando a experimentar con certificados electrónicos. Estos podrían tener la forma de un código QR en un dispositivo móvil y se pueden escanear fácilmente para verificar el estado de vacunación de una persona.

Los funcionarios ahora predicen que las verificaciones de vacunas se convertirán en algo común para viajar y para acceder a lugares abarrotados como estadios. Sin embargo, muchas personas han expresado su preocupación por la equidad y el acceso a la tecnología.

¿Sabías que existieron pases de vacunas en el pasado? Echemos un vistazo a su historia y qué los hace tan controvertidos en la actualidad.

Pasaportes de vacunas: noticias viejas

El primer uso de pasaportes de vacunas se remonta a 1897. En ese momento, el científico ruso Waldemar Haffkine desarrolló una vacuna contra la peste bubónica durante una epidemia en Bombay, India. Las autoridades estaban preocupadas por los brotes en lugares concurridos, como lugares de peregrinaje hindúes y musulmanes. Comenzaron a exigir que los viajeros mostraran prueba de vacunación.

Aproximadamente al mismo tiempo, durante un brote de viruela en el sudeste asiático, las personas que deseaban viajar en barcos tenían que mostrar certificados de vacunación emitidos por el gobierno.

Los pasaportes de vacunas se volvieron especialmente importantes con el auge de los viajes aéreos en la segunda mitad del siglo XX. Alguien infectado con un virus podría viajar fácilmente a otro país y provocar un brote.

El primer uso de pasaportes de vacunas se remonta a 1897. En ese momento, el científico ruso Waldemar Haffkine desarrolló una vacuna. Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) requiere que los países soliciten prueba de vacunación al ingresar contra una enfermedad, la fiebre amarilla. Pero los países pueden interpretar las recomendaciones de la OMS de manera diferente. Nadie tiene autoridad para crear un sistema universal de certificados de vacunas.

Preocupaciones y objeciones

La presión para abrir los viajes internacionales está alimentando el debate sobre el pasaporte de la vacuna. Por un lado, las nuevas variantes del virus COVID-19 están causando preocupación a nivel mundial.

En febrero, la OMS publicó un documento que indica que las personas vacunadas aún pueden contraer y transmitir el virus. Como resultado, los pasaportes de vacunas no son una garantía de que alguien esté seguro de viajar.

Otros han planteado preocupaciones de privacidad y seguridad con los registros médicos disponibles a través de pasaportes de vacunas digitales.

A la gente también le preocupa que los pasaportes de vacunas provoquen la discriminación de ciertos grupos. Aquellos que no deseen vacunarse o que no puedan hacerlo por razones médicas, así como los menores de 16 años, se verían privados de ciertos "privilegios". Las comunidades con menos acceso a las vacunas también podrían enfrentar más restricciones.

Los gobiernos están ansiosos por impulsar los viajes y eliminar las restricciones con la esperanza de reactivar sus economías, y la gente quisiera más libertad. Para ellos, verificar la vacunación es el método más rápido y seguro. Un grupo de empresas de tecnología y atención médica, la Vaccine Credential Initiative, ha abordado las inquietudes tecnológicas. Han establecido un conjunto de estándares que aseguran que el sistema de verificación de vacunas sea transparente y proteja la privacidad.

¿Qué piensas? ¿Deben utilizarse los pasaportes de vacunas para viajar y acceder a lugares concurridos?

Fuentes: NPR, NY Times, WSJ