China y California van a combatir el cambio climático

Deepa Gopal's picture

La semana pasada, tanto China como California hicieron importantes anuncios para combatir el cambio climático.

En la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, China indicó que sería neutral en carbono para 2060 y su objetivo era alcanzar las emisiones máximas de carbono antes de 2030, mientras que California planea prohibir todas las ventas de automóviles a gasolina para 2035.

Ambos son planes ambiciosos y enfrentan grandes desafíos para implementar. Conozcamos más sobre estas iniciativas.

 

China: Se convierte en Carbono Neutral

China es el principal emisor de carbono del mundo, por lo que ser neutral en carbono para 2060 es significativo. La neutralidad de carbono significa emisiones netas de carbono cero; esto significa que China debe eliminar tanto carbono como libera a la atmósfera.

Los funcionarios chinos aún no han definido cuáles serán los pasos exactos para lograrlo, pero pronto publicarán un plan de cinco años que cubrirá los cambios económicos, industriales y ambientales.

Un desafío importante es que el 70% de la energía de China proviene actualmente de fuentes térmicas, principalmente carbón. China se concentrará en reemplazar estos combustibles fósiles con energías renovables como la solar y la eólica. Un problema con estas energías es que las fuentes no son fiables, como en días nublados o sin viento. Para garantizar un suministro de energía constante, China tendrá que depender de otras tecnologías como baterías avanzadas para la energía almacenada o energía hidroeléctrica.

Además de cambiar las fuentes de su red de energía, los mayores usuarios de combustibles fósiles de China (transporte, edificios e industria) también tendrán que cambiar para utilizar la nueva energía limpia. Por ejemplo, la mayoría de los coches y trenes deberán funcionar con electricidad. China ya tiene la red más grande del mundo de trenes de alta velocidad que funcionan con electricidad, pero aún tendrá que aumentar en un 50 por ciento.

China es el mayor productor de vehículos eléctricos, pero los automóviles eléctricos solo representaron el 2,5% de las ventas totales en 2018. El transporte pesado como el transporte por carretera y las industrias pesadas como la producción de acero también enfrentan grandes desafíos. Las baterías de los vehículos eléctricos no tienen suficiente energía para soportar largos viajes en camiones, y solo la quema de carbón puede producir las temperaturas extremadamente altas requeridas para producir acero. China tendrá que desarrollar nuevas tecnologías para combatir estos problemas.

Plan Eléctrico 2035 de California

Por otro lado, el presidente Trump ha ignorado el cambio climático y ha trabajado para mejorar las regulaciones que reducen el uso de combustibles fósiles. Estados Unidos abandonará formalmente el acuerdo de París el 4 de noviembre.

A pesar de esto, California tiene la intención de liderar la política de cambio climático de Estados Unidos. California ya planea obtener toda su electricidad de energías libres de emisiones para 2045. El 23 de septiembre, el gobernador Gavin Newson anunció que para 2035, California prohibiría la venta de automóviles nuevos a gasolina. Los propietarios de vehículos que funcionan con gasolina pueden seguir conduciendo y la venta de coches usados que funcionan con gasolina todavía se permitirá. El estado planea exigir lo mismo a los camiones pesados para 2045.

Para que esto suceda, California necesitará aumentar considerablemente la producción de vehículos eléctricos, construir la infraestructura necesaria y ofrecer incentivos para que los residentes los compren. En este momento, los automóviles eléctricos e híbridos representan solo el 8% de las ventas totales de automóviles en el estado. Al ver que el transporte representa el 40% de los gases de efecto invernadero causados por el hombre en el estado, encontrar formas de reducir las emisiones de carbono de los automóviles es un paso positivo, aunque los críticos cuestionan los planes.

Si bien todas estas incógnitas parecen alarmantes, la creciente amenaza del cambio climático podría ser mucho peor.