Sur de EE. UU. golpeado por tornados

Deepa Gopal's picture

Al amanecer del 11 de diciembre, los residentes de Kentucky se encontraban en medio de una escena de devastación.

Casas desarraigadas, edificios derrumbados, metal deformado y tierra revuelta son solo algunos de los signos de destrucción.

Durante el fin de semana pasado, los estados del sur y medio oeste de EE. UU. fueron azotados por docenas de tornados. Casi 90 personas han muerto, mientras que más de 100 siguen desaparecidas. Al menos 74 personas se han perdido solo en Kentucky, el estado más afectado.

Los meteorólogos están asombrados por la rapidez y el momento de los tornados, que son raros en los meses de invierno y no suelen ser tan graves. El Laboratorio Nacional de Tormentas Severas (NSSL) estima que alrededor de 1200 tornados ocurren anualmente en los EE. UU. Sin embargo, estos tornados a menudo no se informan, ya que muchos son relativamente pequeños y desaparecen rápidamente.

Los tornados típicos tienen un tamaño de 15 millas y no duran más de 10 minutos. En contraste, este brote de tornados duró hasta bien entrada la noche del 10 de diciembre hasta la mañana del 11 de diciembre. Un tornado tuvo un alcance de 227 millas, dejando un rastro de caos en Arkansas, Missouri, Tennessee y Kentucky.

¿Qué se sabe hasta ahora sobre el brote del tornado y qué se está haciendo sobre el terreno? Miremos más de cerca.

¿Cómo se forman los tornados?

Los tornados se forman cuando el aire frío y seco choca con el aire cálido y húmedo, formando una enorme tormenta eléctrica llamada supercélula. Estas tormentas supercélulas producen fuertes precipitaciones, vientos huracanados y relámpagos.

Las supercélulas también son únicas porque extraen el aire caliente del suelo hacia arriba en una corriente ascendente. A medida que varía la velocidad de los vientos circundantes, se forma una columna de aire giratoria conocida como mesociclón.

A medida que el mesociclón absorbe más aire caliente de la tormenta que lo rodea, comienza a girar más rápido. Esto hace que las gotas de agua en el mesociclón formen una nube de embudo que se extiende desde el cielo hasta el suelo. En el momento en que la nube embudo toca el suelo, se convierte en un tornado.

Las temperaturas más cálidas, junto con más humedad en el aire, pueden contribuir a las condiciones de formación de tornados. Antes del brote, se registraron temperaturas récord en partes de Kentucky, Tennessee, Arkansas y Missouri.

El brote reciente

Los meteorólogos son cautelosos a la hora de establecer una conexión entre los tornados y el cambio climático. Si bien el calentamiento global ha estado contribuyendo a más eventos climáticos extremos, no existe una relación clara de causa y efecto.

En cambio, este brote puede estar relacionado con un cambio geográfico registrado en la actividad de tornados. Los tornados se están alejando cada vez más de la región de las Grandes Llanuras, también conocida como Tornado Alley. Esto significa que estados como Kansas en el medio oeste están viendo menos tornados, mientras que estados como Alabama, Texas, Arkansas y Mississippi en el sureste están siendo más afectados.

En la actualidad, más de 100.000 personas siguen sin luz ni agua. Organizaciones como American Red están brindando alimentos y refugio a personas que han perdido sus hogares. A medida que los vecinos, la familia y los amigos colaboran para ayudar, la esperanza y la resiliencia se mantienen frente a la adversidad.

Fuentes: NY Times, NPR, Reuters, BBC, NOAA, NatGeo, Scientific American