Armenia, Azerbaiyán: ¿Por qué luchan?

Deepa Gopal's picture

El 27 de septiembre, estalló una violencia histórica entre Armenia y Azerbaiyán, dos países ubicados cerca de la frontera entre Asia y Europa.

Armenia y Azerbaiyán se enfrentan por un territorio conocido como Nagorno-Karabaj. Si bien Nagorno-Karabaj se reconoce formalmente como territorio de Azerbaiyán, la región está gobernada por una mayoría armenia.

Armenia y Azerbaiyán disputan quién provocó los ataques la semana pasada. Sin embargo, continúan usando artillería de cohetes de largo alcance y drones de combate, destruyendo infraestructura civil, un aeropuerto y edificios históricos. Hasta ahora, más de 400 personas han muerto en ambos lados del conflicto y cientos han resultado heridas.

Esta región montañosa ha sido una fuente de conflicto entre los dos países desde principios de la década de 1990. Echemos un vistazo más de cerca a esta historia de este conflicto.

Historia detrás de Nagorno-Karabaj

A principios de la década de 1900, la Unión Soviética, ahora Rusia, controlaba más de 15 países en Europa y Asia, dos de los cuales incluían a Armenia y Azerbaiyán.

En 1923, la Unión Soviética declaró que Nagorno-Karabaj era parte de Azerbaiyán, a pesar de que la región tenía mayoría armenia. Nagorno-Karabaj se desarrolló de manera constante durante los siguientes sesenta años.

A partir de 1988, cuando la Unión Soviética aflojaba gradualmente el control, los armenios de Nagorno-Karabaj exigieron que la región fuera transferida a Armenia. Azerbaiyán lo negó rotundamente, con la intención de mantener firmes sus fronteras. Las tensiones continuaron aumentando entre armenios y azerbaiyanos.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1991 y Armenia y Azerbaiyán obtuvieron la independencia, los dos países entraron en guerra. Entre 1988 y 1994, murieron aproximadamente entre 20.000 y 30.000 personas y casi un millón se vieron obligados a huir de sus hogares debido al conflicto de Nagorno-Karabaj.

A partir de 1988, cuando la Unión Soviética aflojaba gradualmente el control, los armenios de Nagorno-Karabaj exigieron que la región fuera transferida a Armenia. Azerbaiyán lo negó rotundamente, con la intención de mantener firmes sus fronteras. Las tensiones continuaron aumentando entre armenios y azerbaiyanos.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1991 y Armenia y Azerbaiyán obtuvieron la independencia, los dos países entraron en guerra. Entre 1988 y 1994, murieron aproximadamente entre 20.000 y 30.000 personas y casi un millón se vieron obligados a huir de sus hogares debido al conflicto de Nagorno-Karabaj.

Turquía ha sido un aliado de Azerbaiyán en el pasado y el primer ministro de Armenia dijo que confiaba en que Rusia ayudaría a defender Nagorno-Karabaj en base a tratados previos. El potencial de que Turquía y Rusia estén en lados opuestos del conflicto podría ser peligroso, según los analistas.

El presidente de Irán expresó su preocupación de que esta situación pueda convertirse en una "guerra regional". Estados Unidos, Francia y Rusia desaprobaron los combates en la región y pidieron un alto el fuego. Muchos países vecinos también esperan que Armenia y Azerbaiyán inicien pronto conversaciones de paz.

El martes 6 de octubre, el primer ministro de Armenia anunció que Armenia está dispuesta a hacer un compromiso si Azerbaiyán está dispuesto a hacer lo mismo.