Cómo sabe el pulpo con sus tentáculos

Deepa Gopal's picture

Imagina tocar algo con las manos y poder saborearlo. Eso sería una locura, ¿verdad?

Aunque se sabe desde hace mucho tiempo que los pulpos pueden saborear con sus tentáculos, Nick Bellono, profesor asistente de Biología Molecular y Celular y su equipo de científicos han descubierto recientemente más sobre este fenómeno.

Los pulpos pertenecen a la clase de invertebrados Cephalopoda junto con calamares, sepias y otros. Sin embargo, cuando se trata de su inteligencia, se cree que tienen la misma capacidad que los perros y los vertebrados inferiores con casi 500 millones de neuronas.

Echemos un vistazo más de cerca a los pulpos y cómo saben con sus tentáculos.

¡Más inteligente de lo que piensa!

¿Sabías que estas criaturas únicas tienen tres corazones, sangre azul y nueve cerebros? Ocho de estos cerebros se encuentran al final de cada tentáculo, con un cerebro central ubicado entre sus ojos saltones. Debido a que hay cerebros en los extremos de cada tentáculo, los pulpos no necesitan que todas las señales se transmitan al cerebro central.

Los pulpos son conocidos por su comportamiento inteligente. Son capaces de salir de las jaulas y maniobrar a través de laberintos. Cuando buscan comida, golpean ligeramente a su presa con un tentáculo para que la presa corra hacia los otros tentáculos que esperan del pulpo. Los pulpos también muestran métodos inteligentes para salir del peligro, como arrojar tinta o camuflarse en su entorno.

Finalmente, los pulpos pueden saborear sustancias tocándolas con sus tentáculos. ¡Al hacerlo, pueden descifrar qué sustancias quieren comer sin siquiera mirarlas! Los científicos han descubierto recientemente el secreto de esta habilidad.

El descubrimiento reciente

Los pulpos tienen receptores especializados en las ventosas de sus tentáculos.

Hay muchos grupos diferentes de receptores o células que están diseñados para captar señales únicas. Por ejemplo, algunas células detectan el tacto y la presión, mientras que otras detectan determinadas sustancias químicas. Las células que detectan sustancias químicas se denominan quimiorreceptores y cada una está cubierta de proteínas que son exclusivas de una sustancia química. Al mezclar estas proteínas, las células pueden detectar sabores muy específicos.

Cuando el pulpo toca una superficie con sus tentáculos, las moléculas de la superficie se adhieren a estos receptores, que a su vez envían señales que viajan a lo largo de la extremidad del pulpo hasta los cerebros de sus tentáculos, lo que desencadena una respuesta. ¡Con diferentes combinaciones de estas proteínas, los pulpos pueden tener sabores específicos que disfrutan más que otros!

Los investigadores también descubrieron que estos receptores se apagan cuando un pulpo dispara tinta en una situación peligrosa. Esto les lleva a creer que los pulpos pueden tener diferentes nervios que le permiten priorizar la búsqueda del peligro sobre la búsqueda de comida.

En el futuro, los científicos esperan descubrir aún más sobre cómo reaccionan los pulpos a situaciones específicas como el hambre.

Editor: Si sientes curiosidad por este animal, te recomendamos el documental "My Octopus Teacher".