El secreto del movimiento de una medusa

Deepa Gopal's picture

Las medusas a menudo se consideran una molestia debido a lo doloroso y potencialmente peligroso que puede ser su picadura para los nadadores.

Sin embargo, son criaturas fascinantes para observar. Bajo la iluminación de neón del acuario, bandadas de medusas lunares suavemente onduladas (Aurelia aurita) crean una exhibición impresionante.

Los científicos han estado tratando durante años de descubrir los secretos detrás del movimiento sin esfuerzo de estos invertebrados oceánicos. De hecho, los estudios muestran que las medusas pueden ser las más eficientes nadadores en el planeta y ejercen muy poca energía mientras se deslizan por el agua. Profundicemos para obtener más información.

¿Cómo se mueven las medusas?

En 2013, el Dr. Gemmell y sus colegas decidieron estudiar el movimiento inusual de las medusas e identificaron dos fases principales.

  • Durante la primera fase, una medusa contrae su campana, expulsando agua y propulsada hacia adelante, similar a un cohete que se dispara desde el suelo.
  • Durante la segunda fase, la medusa se rellena lentamente con agua, preparándose para una repetición del ciclo.

El agua de mar es mucho más pesada que el aire, lo que significa que los animales submarinos tienen que adaptarse a una presión y resistencia constantes. Para agregar a eso, el agua de mar es resbaladiza, sin superficies útiles para empujar. Sin embargo, las medusas son de alguna manera capaces de impulsarse hacia adelante de manera efectiva y eficiente, sin disminuir la velocidad.

Lo que sorprendió al Dr. Gemmell y sus colegas en 2013 fue que la medusa no hizo mucho esfuerzo durante la etapa de recarga. Esperaban que la medusa se ralentizara mientras se llenaba. Pero en cambio, las medusas cabalgaban sobre la fuerza de un mini anillo de agua giratorio. Este pequeño vórtice de agua se crea por el movimiento del tejido elástico en la campana de la medusa y le da suficiente empuje para avanzar.

Un "muro de agua"

En su último estudio, el Dr. Gemmell y sus colegas descubrieron otro aspecto fascinante del movimiento de las medusas.

Usando un video de alta velocidad, registraron el movimiento de ocho medusas lunares. Crearon un telón de fondo de cuentas de vidrio iluminadas que ayudaron a hacer más visibles los vórtices de agua.

Cuando las medusas se volvieron a llenar, sus campanas crearon un anillo de agua giratorio (vórtice). Y cuando contrajeron sus campanas, crearon un vórtice en la dirección opuesta. Cuando estos remolinos opuestos de agua chocan, crean un "muro" invisible. ¡Al usar esta pared virtual para empujar e impulsar hacia adelante, las medusas se mueven usando muy poca energía!

El profesor John O. Dabiri, profesor de aeronáutica e ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de California, ya ha pensado en una posible aplicación. En lugar de construir robots mecánicos submarinos desde cero para medir las condiciones del océano, la idea es implantar microelectrónica, o pequeños sensores, en medusas, convirtiéndolas en robots vivientes. A partir de ahí, los científicos pueden controlar a las medusas de forma remota estimulando sus músculos y dirigiéndolas a recopilar los datos que necesitan.

Fuentes: NY Times, Britannica, royalsocietypublishing.org, Science Daily, NewScientist, sciencemag.org