Un verano de olas de calor e incendios forestales

Oct 30, 2022 By Aaditi P, Translated by Dra. Rosita Puig Diaz
Anonymous's picture

Ha sido otro verano sofocante en muchas partes del mundo. California está en las garras de una ola de calor mortal que ha llevado a temperaturas récord durante el fin de semana del Día del Trabajo.

Francia vivió el mayo más caluroso de su historia. España, Portugal e Italia se vieron afectados por una abrasadora ola de calor primaveral, y Europa del Este sufrió otro episodio de calor récord. Con el mercurio disparado en los termómetros de todo el mundo, muchos países como el Reino Unido, Francia y China experimentaron temperaturas récord, lo que hizo que los gobiernos se apresuraran a emitir advertencias de calor extremo.

Mientras tanto, los incendios forestales provocados por este calor extremo arrasaron muchos países europeos sin signos de desaceleración. De hecho, el departamento de bomberos de Londres tuvo su día más ocupado este verano desde la Segunda Guerra Mundial, ya que los bomberos continúan corriendo para combatir las llamas.

¿Qué causó el calor?

Las olas de calor no tienen una definición consistente, ni son causadas por los mismos fenómenos meteorológicos. Cada ola de calor es única a su manera y puede ser el resultado de múltiples factores.

Por ejemplo, el calor que afectó a Inglaterra y Gales fue causado, en parte, por una masa de aire de baja presión frente a la costa de Portugal, conocida como “corte mínimo”. Dado que las zonas de baja presión tienden a atraer aire hacia ellas, la baja de corte cerca de Portugal extrajo aire caliente del norte de África y lo bombeó hacia Europa.

Mientras tanto, los sistemas meteorológicos de alta presión dispersos por el hemisferio norte también contribuyeron al aumento de las temperaturas. Estas zonas de alta presión actúan como cúpulas de calor, atrapando grandes franjas de calor ardiente en "burbujas". Los vientos de los fenómenos meteorológicos conocidos como corrientes en chorro llevan las cúpulas de aire caliente a la tierra, lo que provoca períodos extremos de calor u olas de calor.

Los científicos también han cuestionado la persistencia y la intensidad de las olas de calor. ¿La razón evidente? Cambio climático. El cambio climático inducido por el hombre está elevando lentamente las temperaturas cada vez más, lo que le da un impulso adicional a las ya intensas olas de calor.

Las secuelas ardientes

Con cientos de millones de personas horneando en condiciones de calor extremo, las ciudades estaban en alerta máxima. El aumento de las temperaturas no solo resultó ser insoportable sino también mortal. Cientos de personas en toda Europa ya han muerto por causas relacionadas con el calor

Además, las temperaturas extremas han alimentado la rápida propagación de incendios forestales, que generalmente se inician en condiciones cálidas y secas. Países como Grecia, Italia, el Reino Unido, Alemania y Francia quedaron cubiertos de llamas y humo, lo que obligó a muchos a huir de sus hogares. Dado que los países aún enfrentan los impactos económicos de la pandemia, muchos no han podido responder adecuadamente a los incendios forestales.

El aire acondicionado también resultó ser un problema en muchas partes de Europa que no están bien equipadas para soportar este calor extremo. Del mismo modo, en el estado estadounidense de California, las redes eléctricas se están poniendo a prueba a medida que millones de personas se preparan para combatir el calor. Los funcionarios estatales de California han pedido a las personas que conserven el uso de electricidad en los hogares para evitar apagones continuos y cortes de energía.

Con este verano ya rompiendo innumerables récords climáticos históricos a nivel mundial, es un recordatorio de que el calor extremo será un desafío cada vez mayor

Fuentes: VOX, NPR, BBC, CNN, NY Times, NOAA