Una vacuna contra la malaria da esperanza

Deepa Gopal's picture

Después de un siglo de investigación, finalmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó una vacuna contra la malaria.

La malaria es una enfermedad mortal con un número de muertos anual de 400.000. Muchas de las víctimas viven en países en desarrollo como África. La enfermedad es especialmente letal entre los niños pequeños: solo en 2019, 260.000 niños menores de cinco años murieron de malaria.

Ahora, Mosquirix, como se llama la nueva vacuna, podría ayudar a erradicar la malaria y reducir la mortalidad infantil. Averigüemos más y por qué esta vacuna podría ser importante frente al cambio climático.

¿Qué es la malaria?

La malaria es una enfermedad causada por un parásito, un organismo que solo puede sobrevivir viviendo de un animal huésped. Los mosquitos son los principales portadores de enfermedades y contraen el parásito cuando se alimentan de la sangre de las personas infectadas. Los mosquitos infectados transmiten la malaria al picar a personas sanas.

Una vez que el parásito ingresa al torrente sanguíneo de una persona, libera esporas llamadas esporozoitos. Estos esporozoitos viajan al corazón, los pulmones y el hígado e infectan los glóbulos rojos.

Si bien se pueden prevenir la muerte y los síntomas graves, la enfermedad a menudo causa daños irreversibles al sistema inmunológico. Los síntomas suelen ser similares a los de la gripe, pero en casos graves, la malaria puede causar insuficiencia orgánica, convulsiones y daño cerebral.

El camino para prevenir la propagación de la malaria ha sido un desafío debido a la naturaleza compleja de la enfermedad. La malaria ha evolucionado innumerables veces junto con la población humana y el virus posee un gran conjunto de materiales genéticos. De hecho, aunque el virus COVID-19 puede codifica para 29 proteínas, Plasmodium falciparum, uno de los parásitos más mortíferos que causan la malaria, ¡puede codificar para más de 5.000!

Paludismo y cambio climático

A medida que el cambio climático aumenta las temperaturas globales, las enfermedades tropicales como la malaria están aumentando y se están extendiendo a nuevas regiones. El aumento de la humedad y las precipitaciones proporcionan el caldo de cultivo perfecto para las poblaciones de mosquitos.

En áreas donde los mosquitos portadores de la malaria ya prosperan, las temperaturas más cálidas pueden hacer que maduren más rápido. Esto acelera los ciclos de vida de los mosquitos y aumenta el riesgo de transmisión de la malaria.

Impacto de la vacuna

Mosquirix fue desarrollado por la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK), que comenzó los ensayos en la década de 1980.

Los adultos que han sido previamente infectados son menos propensos que los niños a padecer formas más graves de malaria. Mosquirix fue diseñado para proteger a los niños hasta que su sistema inmunológico sea lo suficientemente fuerte como para defenderse de la malaria.

Mosquirix ya se ha incorporado a los programas regulares de inmunización en tres países de África: Kenia, Malawi y Ghana. Se administran tres dosis de la vacuna a niños pequeños entre las edades de 17 meses y 5 años, seguidas de una cuarta dosis 18 meses después.

Los resultados han sido modestos. Solo el 30% de los niños vacunados en los ensayos clínicos de 2019 no desarrollaron síntomas graves. Sin embargo, combinado con las medidas preventivas actuales, como los mosquiteros tratados con insecticida, Mosquirix es nuestra mejor defensa contra la malaria.

Más del 90% de los niños ahora están protegidos y los científicos estiman que puede prevenir 5.4 millones de casos y 23,000 muertes en niños menores de 5 años.

La vacuna es un avance científico que marca un gran paso adelante mientras los científicos trabajan para erradicar la enfermedad.

Fuentes: NY Times, BBC, Nature, NIH.gov